F de Fluir

Lo primero que se me viene a la mente cuando pienso en el viaje que me espera es en fluir, en dejarme llevar, en libertad…

Sé que allí tendré que trabajar, pero hemos decidido pasar unas vacaciones antes de ponernos al lío. Me apetece tanto llegar, coger un coche y comenzar a perderme. Quiero explorar lugares incógnitos sin tener que preocuparme de la hora de regreso, o de que es domingo y el lunes trabajo, o de que simplemente hay que volver por un motivo improrrogable. Quiero descubrir un lugar que me encante tanto que me haga decir “me encantaría quedarme un día más” y hacerlo porque puedo. Y si me quiero quedar dos, me quedo dos. Y si sólo quiero estar media hora también.

Quiero que Nueva Zelanda me evoque sentimientos, y quiero fluir a través de ellos, dejarme llevar… Quiero llegar hasta donde mis pies alcancen porque me muevo a través de mis emociones, no a través de lo que una Lonely Planet me aconseje.

Quiero brotar con fuerza cuando llegue a tierra para luego correr lentamente, siguiendo mi camino; así como brotan las cascadas, así como corren sus riachuelos…

 

Quiero fluir con la misma libertad como estas palabras fluyen por mis dedos.

____________________________________________________________________

Días de abecedario

Es un juego en el cual escribimos durante 26 días seguidos utilizando cada una de las letras del abecedario. Revolvemos recuerdos, posamos la mirada en los detalles, imaginamos, escribimos sobre viajes verdaderos, internos, poblados. Escribimos sobre calles, sombreros, tortas de manzana, aromas, detalles pequeños, sensaciones, pájaros, utilizando las letras del abecedario.

Si quieres más información clickea aquí.

Por cierto, todas las fotografías que acompañarán a cada palabra las he realizado yo, así podéis ver un poquito más de mis fotos. Muchas de ellas no están publicadas en ningún lado, así que con este proyecto podré hacer algo con casi treinta fotos que me gustan y tenía guardadas 🙂