Adiós, Ohakune.

Aquí estoy, en la cama, escribiendo un texto de despedida a escasas horas de abandonar el lugar en el que he estado viviendo tres meses.

 

Ohakune…

 

No sé cómo te puedo tener tanto cariño con lo mal que lo he pasado aquí. He vivido momentos tremendamente felices, sí, pero también he tocado fondo a más no poder. Ahora me encuentro bien, algo nostálgica y tristona quizás, pero bien.

La verdad es que no me hiciste muy fácil la llegada. En menos de una semana, ya estaba llorando preguntándome cómo iba a aguantar tres meses en semejante lugar. Yo, que odio el frío. Yo, que no soporto estar lejos del mar. Yo… ¿qué hacía en Ohakune entonces?

Aprender. Eso es lo que he hecho.

Quizás no de forma consciente, pero ahora, a punto de partir, me doy cuenta que he crecido muchísimo como persona. Que no soy la misma que la que llegó hace tres meses. Tampoco estoy hablando de un cambio radical o de un giro de 180º, pero me noto distinta, más madura, más fuerte, más grande.

Como he dicho, al inicio no me lo pusiste fácil. Pero entonces, cuando cambié un par de teclas, cuando los nubarrones se disiparon, pude verte; así como se ve el Ruapehu cuando las nubes se desvanecen.

Pude ver que a pesar de lo pequeño que eres, eres enorme. Que no me he aburrido aquí. Que tienes lo justo y necesario, ni un poco más. Que estás orgulloso de quien eres y lo que tienes que ofrecer, aunque a ojos de otros pueda ser poco. Que tus alrededores son impresionantes. Y que tu gente, también.

Si la granja me enseñó que tengo más fuerza física de lo que pensaba, tú me enseñaste que tengo mucha más fuerza de voluntad de lo que creía. Aprendí a valorar correctamente a una empresa, su trabajo y su sueldo. Aprendí la importancia de los amigos y, sobre todo, a diferenciar cuáles son para divertirse un rato y cuáles son los de verdad, los que vinieron para quedarse. Aprendí a valorar las montañas y su belleza. Incluso, la belleza de la nieve.

Sólo puedo estar agradecida por lo aprendido, a pesar de todo. A pesar de los dolores físicos y los bajonazos emocionales multiplicados al cuadrado. Me has dado risas y felicidad pero joder, también me has dado llanto, a grandes cantidades.

He llorado al volver del trabajo. Me he despertado por la mañana y lo primero que he hecho ha sido llorar sólo por pensar en el trabajo. He estado muy decaída, tremendamente cansada, he tenido rutinas de trabajo-casa-dormir-trabajo-casa-dormir-trabajo-casa… sin ningún entretenimiento de por medio.

Pero te adoro porque si pongo en una balanza lo malo y lo bueno, lo positivo gana. Quizás no por goleada, pero gana. Y como, al final, lo mejor es quedarse con lo bueno, voy a recopilar los buenos momentos vividos en Ohakune, para que el día de mañana, cuando me vuelva la nostalgia que siento ahora mismo mezclada con el olvido, pueda recordar por qué echo de menos un pequeño rincón perdido en medio de la isla norte de Nueva Zelanda:

En Ohakune:

He tenido vida social. He conocido a muchísima gente maravillosa que muchos fines de semana me llenaban de tanta energía que me hacían más amena la semana siguiente. Algunos son amigos que sé que me llevaré para siempre. Lo sé.

_MG_4314.jpg

_MG_4336.jpg

124:365.jpeg

110:365.jpg
Sip, también ha habido alcohol.

Me he enamorado de una montaña, lo que ha hecho que las montañas en general cobren un nuevo sentido para mí. La “culpable” ha sido Ruapehu, tan imponente y bonita como ella misma. Así como sus alrededores, que no se quedan atrás.

Hemos “vivido” con una gatita que decidí bautizar como “la gorda de oro” (porque está gorda y, bueno, tiene un color así doradito), una gata que SÓLO aparece los viernes y sábado por la noche. Ah, y tiene sombra de humano.

_MG_4281.jpg
Ahí, esperando delante detrás de nuestra puerta

_MG_3391.jpg

_MG_3424.jpg

_MG_3420.jpg

 

Me he convertido en peluquera oficial.

IMG_3480.jpg

 

Viví una experiencia mágica:

View this post on Instagram

Os voy a contar una cosa que me ha pasado hace unas horas: hoy Miguel y yo salimos con el coche a explorar una montaña. Ohakune, el pueblo donde vivimos, está rodeado de montañas y volcanes -activos, por cierto-, así que los fines de semana son para descubrirlos. . A medida que fuimos subiendo las nubes hicieron acto de presencia e invitaron sin permiso a la lluvia. . Una vez en el tope de la montaña, el viento era tan fuerte que veíamos al agua danzar sobre el suelo. . Y yo no tuve idea más insensata que la de salir. Mis gafas salieron volando, la puerta del coche no se podía cerrar por la fuerza del viento y la lluvia se sentía como navajas cortando la piel al impacto con mi cara. . Por suerte recuperamos mis gafas, cerramos el coche y nos quedamos los dos dentro. Calladitos. Escuchando… . … escuchando una melodía. Os juro que creí que estaba loca porque escuchaba claramente una flauta tocar. Una melodía como de flauta madera con un ritmo como la de los nativos americanos, ¿sabéis? . Imagináos qué momento tan místico ahí, viendo al agua serpentear por el suelo, cogiendo forma llevada por el ritmo del viento escuchando una flauta de madera, suave, rítmica. . Me creí tan loca que grabé un audio y un vídeo para escucharlo después. No me podía -ni puedo- quitar la melodía de mi cabeza. Se me ponen los bellos de punta nada más recordarla. . Imagináos la cara de flipe de Miguel cuando le puse el audio y efectivamente, junto al estruendo del viento se escucha claramente y sin dificultad la "flauta". . No tengo ni idea de por qué rendija del coche se estaría metiendo el viento para generar semejante melodía, pero bendito sea 🌬️

A post shared by Marta🔸Viaje por Conocer (@viajeporconocer) on

 

He aprendido más inglés que en toda mi vida académica.

_MG_3904.jpg
Hablar con los compañeros y estudiar, ¡la mejor combinación!

He reconfirmado que en Nueva Zelanda las carreteras son “atracciones” por sí mismas. Sencillamente hermosas.

He presenciado un festival de zanahoras. ¡Miguel incluso participó y ganó!

 

He aprendido a valorar lo que es una empresa que se preocupa por sus trabajadores.

159:365 (8 jun).jpg
¡Los viernes son para hacer una barbacoa en el trabajo! 😀

 

Hemos aprendido a sacar un coche estancado en el barro…

X 16-06-18.jpg

 

… y a devolver a la vida un coche sin batería… (vale, confieso: ha sido la segunda vez que nos pasa en NZ).

_MG_3833.jpg

_MG_3842.jpg
¡Funciona!

 

He conseguido apreciar el valor paisajístico que tiene la nieve. Y no sólo lo he visto, sino que me gusta.

 

Marta Diarra Lampi

_MG_3877.jpg

_MG_4195.jpg

 

Adiós, Ohakune. You’ll be always in my heart.