Ohakune, la packhouse y el bajonazo emocional

Ya llevamos más de medio año en Nueva Zelanda. Después de trabajar durante dos meses en la granja, con el dinero ahorrado estuvimos tres meses de vacaciones: dos recorriendo el país y visitando Rarotonga y un mes haciendo dos Housesittings, uno en Naipier y otro en Levin. Después de los tres meses de parón, había…

Diario de viaje kiwi III: lo que mal empieza… bien acaba en Dunedin

Día 8 de viaje: después de recorrer Los Catlins, tenía el cuerpo hecho polvo. En cuestión de días habíamos surfeado, hecho largas caminatas de senderismo, visitado varios puntos de interés… Tenía agujetas y me dolía el pecho por la tabla de surf, así que decidimos relajarnos unos días en Dunedin, el último punto de la…

Ruta por The Catlins, la gran olvidada

Después de haber recorrido las dos islas de Nueva Zelanda de punta a punta, ya puedo tomar la decisión de cuál es mi lugar preferido del país. Y me cuesta creer que los propios neozelandeses digan que, precisamente lo que más me gustó, es una zona muy olvidada que se visita poco. La zona que…

Diario de viaje kiwi II: carta abierta a Curio Bay

Día 4 de viaje: después de visitar Milford Sound y dormir en Lumsden, pusimos rumbo a The Catlins. Visitamos el faro Waipapa Point, fuimos al punto más al sur de Nueva Zelanda: Slope Point; hicimos la ruta de senderismo Waipohatu Walk, en cuyas entrañas se esconde una cascada, y finalmente llegamos a Curio Bay, una…

Reflexiones tardías tras cinco meses fuera de casa

Había decidido no escribir un post de “mensuario” porque el cuarto mes casi se me solapó con el quinto, y no sentía que tuviera nada nuevo que decir. Pero esta tarde, mientras paseaba por la playa, me he encontrado reflexionando sobre mis cinco meses fuera de casa. Estaba pensando en que en cuestión de cinco…

Diario de Viaje kiwi I: Milford Sound, la octava maravilla del mundo

Día 1 de viaje Nueva Zelanda es impredecible. Esa mañana amaneció con un sol resplandeciente, una mañana de luz. Eran nuestros últimos momentos en la granja donde habíamos estado viviendo y trabajando dos meses. Una granja en la que nos trataron como familia, donde aprendimos un montón y donde, a pesar de los sentimientos encontrados,…

Work and Holiday Nueva Zelanda: todo lo que necesitas saber

Muchos me preguntan cómo es posible que me esté financiando mi viaje. Que si Nueva Zelanda, que si las Islas Cook, que si me pego tres meses sin trabajar, que si soy multimillonaria… Vale, nadie me ha preguntado si soy multimillonaria, pero seguro hay alguien por ahí que se ha pensado que soy rica o…

Cuarto mes de viaje II: el viaje

Yo, que tenía muy poquitos kilómetros viajeros a mi espalda, de repente, me he pegado dos meses viajando. Cincuenta y cinco días en ruta. Ni en mis mejores sueños habría podido visionar todo lo que iba a vivir. Este, como la inmensa mayoría, es un post pa’ mi. Para recordar. Para añorar con mucho cariño….

Cuarto mes de viaje I: la pausa

No sé cómo enfrentarme a mi blog después de tanto tiempo sin escribir. Pero aquí estoy: he vuelto. Y he regresado con muchísimo que contar. He estado ausente porque todo enero y febrero he estado viajando non-stop hasta el presente/la pausa/el stop, a gusto del lector.   Cuando inicié el blog, hace ya un poquito…

La música, las cicatrices y la relatividad.

“Ponme musicoti, ¿no?” me pide Miguel. Abro Spotify y pongo el disco de 1999. Hacía mucho tiempo que no lo escuchaba. Me encanta. La primera vez que lo escuché tendría unos quince años. ¿Esa Marta se imaginaría a sí misma escuchando 1999 casi ocho años después en Nueva Zelanda? Qué va. Ni de lejos.  …

Un trimestre viajando

Hoy hace tres meses de aquel día en el que por poco me quedo en tierra. A saber qué sería de mí si la suerte hubiera decidido quedarse dormida esa noche… Tres meses que salí de casa. Intento hacer introspección para ver si el viaje me ha cambiado en algo pero no consigo encontrar diferencias….

Ruta Escénica del Sur de Nueva Zelanda: punto por punto

Aviso a lectores: nada de lo que pueda leer a continuación se acercará lo más mínimo a la realidad de esta ruta. Así que le aconsejo de ante mano que haga sus maletas y se embarque por sí mismo en esta maravillosa aventura. Le aseguro que no se arrepentirá 😉 Yo no sé de rutas ni…