República Independiente de Whangamomona, la joya del mundo olvidado

– ¡Joder con el pájaro! Y frenazo. El parón fue tan brusco, que la fuerza de la inercia no sólo detuvo al coche, sino a mi corazón por unos instantes. Lo que me pareció un loro en miniatura de color rojo-azul-verde-amarillofluorescente se había cruzado ante nosotros con intenciones si no suicidas, al menos bromistas, pero…

Leer Más